Socamex, empresa perteneciente a Urbaser, ha comenzado recientemente un estudio sobre la capacidad de las aguas residuales para la detección precoz de SARS-CoV-2, gracias a la identificación de biomarcadores que ingresan en el sistema de alcantarillado.

Junio 2020, redacción web

  • Las aguas residuales son un buen indicador de la presencia del virus entre la población
  • El objetivo del estudio es testar un nuevo método que permitirá la detección precoz de la infección por COVID-19 entre la población
  • La compañía participa en una iniciativa que aglutina a distintos países de la Unión Europea
  • La anticipación de posibles rebrotes podría servir para poner en marcha medidas tempranas que eviten la propagación masiva del virus entre los ciudadanos.

    Como apunta Roberto Torío, director técnico de Socamex: “Varios estudios demuestran que el virus se transfiere desde las personas portadoras con o sin síntomas, al sistema de saneamiento. Por este motivo, las aguas residuales son un indicador acertado de la presencia del virus en una localidad. Nos permiten obtener datos acerca de la expansión de la enfermedad en la población”.

    Para llevar a cabo estos análisis de SARS-CoV-2 en aguas residuales, la compañía cuenta con equipamiento de última generación capaz de generar información muy completa cuando es combinado con métodos clásicos basados en análisis de ARN.

    La empresa está analizando muestras en cuatro instalaciones diferentes en nuestro país con una población estimada de 1,5 millones de habitantes. Con un protocolo propio, analizará dichas muestras en sus laboratorios para demostrar la validez del método, en áreas con características heterogéneas: sur de España, oeste (zona interior), este (zona interior) y norte (zona costera).

    Este estudio parte de la base de la existencia de material viral en las aguas residuales que discurren por las redes de saneamiento de las ciudades. Estudios anteriores llevados a cabo por diferentes grupos de investigación a nivel mundial han tratado de determinar si se podían relacionar los datos obtenidos, procedentes de la red de saneamiento, con la evolución de los infectados por COVID-19.

    El objetivo del proyecto en el que participa Socamex es conocer si los datos obtenidos pueden detectar un pico de contagios de la enfermedad o la presencia de focos en puntos concretos de la ciudad, antes incluso de que los casos sean detectados por el sistema sanitario.

    Con la puesta en marcha de este procedimiento, se evitaría tener que realizar tests masivos a todos los ciudadanos de un determinado núcleo urbano para conocer la incidencia real de la enfermedad en la población.

    En línea con este proyecto y en su compromiso con el Objetivo de Desarrollo Sostenible (ODS) -en concreto con el ODS 6- Socamex juega un rol clave al gestionar de forma sostenible los recursos hídricos en la creación de sus productos y servicios, fomentando y facilitando la mejora de la gestión del agua en su cadena de valor y transformando en sostenibles aquellas de sus operaciones que generen contaminación.

    Colaboración en la iniciativa europea JRC WATERLAB

    JRC Joint Research Center- WATERLAB es el organismo encargado de la gestión del proyecto a nivel europeo en el que participa Socamex. Este estudio emplea un mecanismo de monitorización común para los distintos países de la Unión Europea que participan (entre ellos, Holanda, Francia, Italia, Reino Unido, Alemania o Grecia, en un grupo seleccionado de plantas de tratamiento de aguas residuales).

    En el marco de la vigilancia de SARS-CoV-2 en las aguas residuales, los resultados de esta iniciativa europea se convertirán en una herramienta valiosa y eficiente para conocer la circulación del virus en las ciudades y pueblos de la Unión Europea, pudiendo servir como alerta temprana de posibles rebrotes, proporcionando también un sistema fiable de monitorización de aguas residuales para el SARS-CoV-2.

    Urbaser