María Rodríguez Antón, Jorge Gomez Cornejo Díaz e Íñigo Azpilicueta son aficionados al baloncesto y compañeros de trabajo. Juntos acudieron al área de Igualdad y Compromiso Social para comentarles que querían formar un equipo de baloncesto mixto en el que participaran trabajadoras y trabajadores de la empresa. Fieles a su compromiso con la Igualdad, URBASER apoyó la iniciativa , mediante la comunicación interna con el fin de animar a la participación y patrocinar la equipación. Así nos cuentan la historia María e Íñigo:

Parte del equipo de baloncesto de Urbaser de Madrid

¿Cómo surgió la idea de formar un equipo mixto de baloncesto en Urbaser?

María Rodríguez Antón, técnico de energía del departamento técnico de tratamiento en Urbaser: En el departamento de Tratamiento varios compañeros habíamos jugado al baloncesto con anterioridad. Hará un año aproximadamente empezamos a quedar para jugar “pachangas” entre nosotros y entonces surgió la idea de apuntarnos en una liga. Entendimos como algo absolutamente normal hacer un equipo mixto en el que pudiéramos participar todos.

Íñigo Azpilicueta, técnico de ofertas de Urbaser:
Como cuenta María, varios compañeros de la oficina técnica llevábamos un tiempo jugando partidos amistosos entre nosotros. Queríamos darle más continuidad, por lo que decidimos apuntarnos a una liga que nos exigiera jugar de manera más regular. Como en los amistosos participaban chicos y chicas indistintamente, nos pareció natural que en el equipo que formáramos de cara a la liga tuvieran cabida todas las personas.

¿Habéis encontrado alguna dificultad para formarlo?
M: Aunque inicialmente encontrar a chicas que se animasen a jugar supuso alguna dificultad a la hora de formar el equipo, a día de hoy constituimos el 40% del mismo, por lo que no nos hemos visto obligados a aplazar ningún partido por esta razón.

I: Existen menos ligas mixtas que segregadas por sexo y las pocas ligas mixtas que conocemos exigen un número mínimo de chicas en pista en todo momento. No solo para nosotros, sino en general para todos los equipos participantes, este requisito es difícil de cumplir, ya que habitualmente hay bastante menos chicas que chicos inscritas en los mismos.

¿Qué creéis que aporta el ser equipo mixto y no exclusivamente femenino o masculino?

M: Dado que desde un inicio los partidos amistosos que jugábamos entre nosotros eran mixtos, el hecho de poder participar en una liga mixta nos ha permitido no excluir a nadie por razones de género.

I: Más que una ventaja resulta algo natural, especialmente para un equipo como el nuestro fundamentado en los empleados de una empresa compuesta de manera bastante pareja por hombres y mujeres. Así mismo, puede resultar una ventaja en el caso de tener pocos participantes. Quizá sea imposible sacar un equipo femenino, o uno masculino, pero juntando a todos los interesados es posible tener personas suficientes para un equipo mixto (esto sería más aplicable si no hubiera limitación de jugadores en pista en todo momento según el sexo).

¿Cómo es la liga en la que participáis? ¿Juegan más empresas o grupos de amigos y/o amigas?

I: Participamos en la liga Freebasket, organizada por la Federación de Baloncesto de Madrid. La categoría en la que jugamos, la mixta, está principalmente compuesta por equipos de amigos, salvo el equipo del colegio de Estudiantes Las Tablas. Sí se pueden encontrar equipos de empresa tanto en categoría masculina como en femenina pero realmente podemos decir que Urbaser es la empresa que destaca participando en Mixto.

M: Comenzó el pasado 16 de octubre con un nuevo récord de participación: 93 equipos (72 masculinos, 8 femeninos y 13 mixtos) y terminará en marzo de este año. Cada equipo tenemos asegurados 18 partidos desde octubre hasta marzo.
 
¿Qué expectativas tenéis para esta liga?

M: Nuestra motivación principal para participar en esta liga ha sido, desde un inicio, pasar un buen rato entre compañeros, a la vez que hacer deporte de manera regular. Si bien es cierto que cuando jugamos somos competitivos, lo que realmente buscamos es que todo el mundo disfrute y pueda participar. Hemos mantenido una posición a mitad de tabla y estamos satisfechos. Dado el éxito de este año, la idea es, por qué no, continuar el año que viene y que se unan más empleadas y empleados de Urbaser.  

I: Nuestro objetivo, desde incluso antes de inscribirnos a la liga, cuando jugábamos amistosos, es pasarlo bien entre compañeros y amigos haciendo deporte, conociendo gente, reforzando las relaciones existentes y a la vez cuidando la salud. En cuanto a los resultados, la liga se adapta bien a nuestras características, y los resultados irán mejorando en cuanto nos vayamos conociendo y compenetrando mejor, optando por acabar a mitad de tabla.  

Urbaser